Saltar al contenido
Portada » Quienes Somos » Lugares imperdibles en Corea del sur

Lugares imperdibles en Corea del sur

  • por

¡Hola! Si estás planeando visitar Corea del Sur, es importante conocer los lugares más destacados para que puedas disfrutar al máximo de tu viaje. En este artículo, te presentaré cuatro lugares imprescindibles que debes visitar: la Torre de Seúl, Myeongdong, el Museo Conmemorativo de la Guerra de Seúl y Buckchon Hanok Village.

Cada uno de estos lugares tiene su propia historia y atractivo turístico, por lo que no puedes perdértelos si quieres conocer lo mejor de Corea del Sur. Además, te daré algunos consejos y recomendaciones para que puedas aprovechar al máximo tu visita y disfrutar de una experiencia inolvidable.

¡Acompáñame en este recorrido por los lugares más fascinantes de Corea del Sur!

¡Disfruta de las vistas panorámicas desde la emblemática Torre de Seúl!

Aunque la imponente Torre Lotte pueda haber captado más atención en estos días, ascendiendo a la Torre de Seúl, también conocida como Torre Namsan, disfrutarás de vistas impresionantes y de un encanto romántico, además de ahorrar en costos.

Este símbolo icónico de Seúl es reconocible al instante y visible desde casi cualquier punto de la ciudad. Es fácil de comprender por qué dominará gran parte de la ciudad desde esta torre situada en la cima del monte Namsan, gracias a la propiedad conmutativa de las matemáticas.

Construida originalmente en 1971 como una antena de televisión y radio, la Torre de Seúl abrió sus puertas al público en 1980 tras una remodelación intensiva que añadió la creación de miradores en los pisos superiores y una zona comercial en la base.

Con una altura total de 479 metros, compuesta por los 236 metros de la torre y los 243 metros del monte Namsan, este lugar se convierte en el destino perfecto para disfrutar del impresionante horizonte de la ciudad. Si visitas al atardecer, serás testigo del increíble contraste de colores que se apoderan del cielo y la ciudad.

La parte superior de la torre alberga varias plantas, entre ellas un mirador con vistas panorámicas de 360º y un restaurante grill giratorio. Podrás deleitarte con la perspectiva de la ciudad mientras disfrutas de una deliciosa cena, ¡y el restaurante da una vuelta completa cada 50 minutos, así que no te marearás!

Este lugar se ha convertido en un destino romántico muy popular para las parejas coreanas, quienes sellan su amor dejando candados en la terraza de entrada como símbolo de su paso por aquí.

La Torre de Seúl, además de seguir funcionando como torre de comunicaciones, se ha convertido en un atractivo turístico de renombre, visitado por millones de turistas. Para llegar al emblemático Parque de Namsan, donde se encuentra ubicada, simplemente toma la línea 4 del metro hasta la parada de Myeongdong y luego sube en el teleférico que te llevará hasta la base de la torre.

Podrás visitar la Torre Namsan cualquier día de la semana, en horario de 10:00 a 23:00. La entrada al complejo es gratuita, pero el ascenso al mirador de la torre tiene un costo de 11.000 wones.

Dirección: 105 Namsangongwon-gil, Yongsan 2(i)ga-dong, Yongsan-gu, Seúl, Corea del Sur.

EL PARAISO DE LOS COSMETICOS EN MYEONGDONG.

Decir Seúl y compras ¡es decir cosméticos! un auténtico paraíso para las mujeres y cada vez más para muchos hombres, que dejan de ser fofisanos para pasarse al lado oscuro de la metrosexualidad. Y es que en Corea ya desde la antigüedad, se consideraba que “la belleza exterior reflejaba al ser interior”

La realidad es que la sociedad coreana, cuida hasta el más mínimo detalle de su aspecto físico, es por esto que la capital coreana se ha convertido en una de las mecas mundiales de las operaciones estéticas, que atraen anualmente a millones de turistas extranjeros que aprovechan para hacerse algún retoque. ¿Qué no te gustan tu nariz, alopecia, trasero, senos o cosenos? Aquí te los operan y el barrio de Gangnam es el epicentro de la cirugía plástica coreana.


Obviamente no solo de bisturí viven los coreanos y coreanas, sino del cuidado de su piel, que por cierto cuanto más blanquita ¡mejor! La cosmética coreana está considerada como una de las mejores de todo el mundo y ocasiones para comprar sus productos no te van a faltar.


Los coreanos tienen una larga tradición en el cuidado de su piel que se remonta al periodo de los tres reinos en el año 700 a.C. A lo largo de los siglos han investigado, desarrollado y documentado métodos de cuidados epidérmicos, no solo para camuflar o disimular imperfecciones sino para lograr un cuidado total.


El tratado de su piel es un asunto serio aquí, prestando atención a las condiciones cambiantes de su epidermis como consecuencia del clima, hormonas o el estrés. Para obtener un tono de piel perfecto, las coreanas realizan una rutina diaria que sigue 10 pasos: desmaquillante, limpieza doble, exfoliante, tónico, esencia a base de concentrados hidratantes ligeros, tratamientos (refuerzos, sueros o ampollas), mascarillas, contorno de ojos, crema hidratante y protección solar.


El barrio por excelencia para comprar cremas a precios súper competitivos es Myeongdong, de hecho, no nos atrevemos a decir si encontrarás más tiendas de cosmética o restaurantes de pollo frito. ¡y mira que no son pocos! Al caminar por esta zona encontrarás algunas de las más famosas firmas coreanas de potingues como son: Etude House, Holika holika, Tony Moly, Misha, Nature Republic, Skin79 o Skin Food. No te hará falta ni buscarlas pues casi se van alternando y en la calle una cuidada dependienta te ofrecerá muestras de cremas o mascarillas gratuitas para que entres en su negocio.

Si tu pasión son las cremas y cosméticos a precios muy competitivos este es tu paraíso terrenal. Encontrarás desde cremas que se fundamentan en las propiedades beneficiosas para tu piel que tiene algunos alimentos, como la sandía, miel o aguacate, hasta productos hechos a base de baba de caracol o con aloe vera. Las estrellas de los cosméticos son las mascarillas, que las venden en paquetes de 10 y con muchas ofertas 2×1. ¡un chollo! Las mascarillas las podrás comprar de canela, fresa, pepino, ácido hialurónico o hasta placenta. Recréate y disfruta entre aceites, bálsamos, limpiadores faciales, esencias, máscaras y un mundo de cremas.

ENTRE TANQUES Y AVIONES DEL WAR MEMORIAL MUSEUM.

Ubicado en un antiguo cuartel militar, se creó en el año 1994 el War Memorial Museum. El principal objetivo de este lugar es el de dar a conocer la historia de Corea y las graves consecuencias que tuvo este conflicto fratricida para ambos contendientes. Además el Memorial lanza un mensaje de paz, con el que prevenir nuevos conflictos a través de las lecciones extraídas de la Guerra de Corea y promover el deseo de una futura reunificación pacífica con sus vecinos del Norte.


El inmenso Memorial de Guerra de Corea ocupa una superficie de 117.000 m2 y está considerado el más grande del mundo. Es realmente sobrecogedor tanto el ambiente que se respira en el lugar como sus exhibiciones. Ya desde el momento que llegas al lugar, descubrirás algunos conjuntos escultóricos en la plaza exterior, tanto representando el dolor sufrido por este conflicto como el deseo de reunificación a través de la escultura del abrazo entre las dos Coreas, conocida como “el abrazo entre hermanos”. ¡Te dejaran con el corazón en un puño!


Antes de acceder al interior del edificio principal, encontrarás una plaza con las banderas de los países de las naciones Unidas. También verás grandes placas de mármol negro en las que están grabados los nombres de los caídos por el lado surcoreano y de sus aliados.


El edificio conmemorativo, tanto si te gusta la historia militar como si no, te dejará sobrecogido. Y ya no solo por sus imponentes dimensiones, sino porque a través de 6 áreas temáticas diferentes, encontrarás más de 13.000 objetos de exhibición, que van desde armas de la prehistoria hasta las más modernas.


En las áreas temáticas del Memorial tendremos un exhaustivo y detallado desarrollo histórico que va desde las civilizaciones más antiguas hasta la guerra de Corea y las consecuencias que ha tenido para ambos contendientes. A través de videos, documentales, recreaciones didácticas, efectos de sonido, salas interactivas comprenderás todo lo sucedido en el episodio que separó al país. Eso sí, siempre de una forma muy respetuosa y con el firme deseo de un reencuentro con sus hermanos del Norte.


En la parte exterior del Museo, encontrarás una impresionante colección de vehículos y material bélico, que va desde aviones B52, Macdowell Douglas F4, Carros blindados Sherman, helicópteros Sikorski, fragatas guardacostas, cañones antiaéreos y un largo etcétera de artilugios militares.


El ingreso al War Memorial Museum es gratuito, en horario de 09.00h a 18.00h Para llegar aquí toma las líneas 4 y 6 de metro hasta la parada Samgkji.

PUENTE GWANGANDAEGYO

Busan es esa ciudad abierta al mar, portuaria, como tantas otras en todo el mundo como Marsella, San Francisco o Veracruz, donde el carácter de sus gentes viene muy marcado y conformado por esa relación con el olor a salitre. La foto que te vamos a recomendar tiene mucho que ver con esa relación de la ciudad con el mar.Se trata del popular puente Gwangan. Considerado como el Golden Gate de Busan, este puente colgante es una maravillosa obra de ingeniería que conecta el lujoso distrito Haendae-gu con Suyeong-gu.


Considerado como el segundo puente más grande de Corea tras el puente Incheon en Seúl. Mide 7420 metros y fue construido con ocasión de los juegos asiáticos celebrados aquí en 2002. Desde entonces se ha convertido en uno de los iconos de la ciudad y su imagen más representativa, a tal punto que aparece en casi todos los carteles de promoción turística de Busan. El mejor lugar para inmortalizarlo,es desde la popular playa de Gwangalli, donde gran cantidad de familias y parejas de enamorados vienen a hacerse fotos con el puente como maravilloso telón de fondo. De día es una foto imperdible, de noche es simplemente espectacular, elige bien tu momento, para captar la esencia del lugar.


Si tu decisión ha sido venir por la noche quedarás hipnotizado por las coloridas luces que lo iluminan adaptándose al ritmo de la música que suene en ese momento, que va desde el cabaretero can can de Offenbach a música más actual y moderna como la del grupo de chicas K-pop. Otra opción francamente recomendable, para inmortalizar y observar los colores alternos que engalanan al puente de noche, pueden ser desde el observatorio astronómico en la montaña Geumnyeosan, pues visto desde las alturas conseguirás unas fotos preciosas.


La última de las opciones fotográficas que te vamos a sugerir será desde el paseo costero alrededor de la isla Dongbaek, donde podrás disfrutar del conocido como Diamon Bridge, desde alguno de los restaurantes que miran al mar. Ahora imagínate sentado en una terraza con tu refresco, solo o en compañía disfrutando del placer de las vistas de este puente que se adentra en el océano Pacifico totalmente iluminado de formas llamativas. Seguros estamos de que no harás solamente una foto. ¡toma tu cámara y dispara a discreción!

 

Y por último…

REGRESO AL PASADO EN BUCKCHON HANOUK VILLAGE.

En esta ciudad en la que se entremezclan modernidad y tradición o donde conviven en perfecta armonía los templos y palacios a la sombra de los rascacielos encontrarás ese lugar de la ciudad que querrás fotografiar cientos de veces. Y ese no es otro que el tradicional barrio de Bukchon Hanok Village, que significa norte por su ubicación en la ciudad histórica.


Durante el periodo Joseon (entre 1392 y 1910 la dinastía más larga de la historia), Buckchon era una aldea donde residían la clases nobles y pudientes del lugar. Aquí es donde residían los funcionarios y miembros de la realeza así que comprenderás rápido porque ha permanecido en un estado de conservación perfecto a lo largo de los siglos.


Este barrio tan peculiar de angostas callejuelas es el lugar ideal para disfrutar de unas vistas privilegiadas y hacer miles de fotos, ya que se encuentra muy próximo a los principales palacios de Seúl (Gyeongbokgung, Changdeokgung) y al santuario Jongmyo, que podrás inmortalizar desde alguno de sus miradores.


En esta aldea de Bukchon, las casas tradicionales han mantenido el estilo arquitectónico típico de los hanok y tienen el mismo aspecto de siglos atrás. Podrás fotografiarlas en su exterior y algunas si se da la circunstancia también en el interior. No olvides que, aunque en la actualidad este barrio es uno de los principales atractivos turísticos de Seúl, sigue siendo una elegante zona residencial de gente acaudalada. Te recomendaremos no dejar basura ni gritar en exceso, como así lo piden algunas de las placas en la puerta de los hanok privados.


Existen muchos de estos hanok, que sí podrás visitar en su interior, ya que en la actualidad se han convertido en restaurantes, hoteles o tiendas de artesanía. Aprovecha la oportunidad de profundizar en la cultura del país y como se vivía por estos lares. Podrás obtener fotos muy costumbristas de los suelos de estera, las mesas bajas y los cojines para sentarse en el suelo.


Adéntrate en este barrio de curvadas y estrechas callejuelas entre hanok para hacer un viaje al pasado. Ya si quieres que tu foto sea original, folclórica y perfecta, te recomendamos alquilarte un hanbok (traje tradicional coreano) y busques el rincón idoneo para fotografiarte. ¡seguro que lo encuentras!


Para llegar a este fotogénico barrio toma la línea número 3 de metro hasta la parada Anguk. El acceso a Buckchon es gratuito, pero al tratarse de un barrio residencial, si existe un horario de 10.00h a 17.00h para respetar el descanso de los vecinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *